AgroNoticias

9 de Diciembre de 2004

Nómina de socios de la Bolsa Agrícola ya está lista

Son 13 entidades, que pagarán $ 100 millones cada una.

Desde LarraínVial hasta el Tattersall. Trece son los socios que darán vida a la Bolsa Agrícola, cada uno desde muy distintos extremos del mercado: hay cooperativas agrícolas sureñas, corredoras de bolsa consolidadas, un banco con perfil de empresas PYME y la última en entrar fue una firma de factoring.

Cada uno de ellos tendrá que pagar poco más de $ 100 millones (UF 6.000) por una acción de la nueva Bolsa de Productos, y con eso tendrá derecho a intermediar títulos cuando las transacciones formales comiencen, en marzo de 2005.

Para César Barros, presidente de la sociedad pre-bolsa, tener a estos socios es la mejor culminación de un peregrinar largo y cansador. Hace más de diez años, junto a otros profesionales y empresarios, comenzó a esbozar el nuevo perfil de una bolsa que diera liquidez a las existencias agrícolas e industriales. Hizo “puerta a puerta” junto a la personeros de la SNA y a José Cox –presidente de la Bolsa Electrónica- en el sistema financiero buscando a quien creyera que transar títulos sobre trigo podría ser un buen negocio.

Lo bueno es que al final, el proyecto consiguió aglutinar a personeros tan disímiles como el subsecretario de agricultura –Arturo Barrera-, o el dueño de la corredora de bolsa LarrainVial, León Vial. Todos por la bolsa.

Impuestos

La historia de la rueda agrícola comenzó a escribirse en 1993, con las conversaciones para una ley que permitiera que los productos que se transaran en una bolsa especializada estuvieran exentos de impuesto, olvidando por un momento que se trataba de bienes que pagaban IVA. La idea fue homologar el tratamiento tributario a los activos financieros. No lo consiguieron y ése fue la primera impasse que sufrió la plaza. Sin embargo, después vino el período de “golpes de suerte” para el mercado en proyecto: en el 2002 sí lograron aprobar el tratamiento del IVA en la Ley 19.220 “en la línea que nosotros le habíamos sugerido al Ejecutivo”, dice Barros.

Luego, tras la crisis en la que Argentina cayó en default, comenzó un auge financiero que sirvió de plataforma a la plaza. “La securitización de activos como concepto financiero y la validez de las operaciones simultáneas”, comenta Barros, dieron el piso a la plaza para seguir buscando una salida para la bolsa agrícola. La securitización consiste en tomar un patrimonio y hacer con él una especie de “bolsa” de activos que sirve de respaldo para emitir papeles al mercado. Las simultáneas son créditos que se dan en el mismo mercado (entre inversionistas) para comprar valores. Con esas armas probadas, el mercado agrícola podía lanzarse, porque había sustento en los inversionistas.

“Ahora seguimos con la buena racha y con la aprobación de la ley de factura electrónica quedamos en posición de crecer mucho más ¿Sabía que en Chile se emiten al mes 450 mil facturas? Es uno de los medios de cobro más usados, y si nosotros podemos transarlas en la bolsa, se nos abre una infinita capacidad de dar liquidez al mercado a las empresas medianas, pequeñas y grandes, de dimensiones nunca soñadas”, comenta Barros, satisfecho.

El episodio Parodi

- ¿Y ahora qué falta para inaugurar el mercado?

Estamos juntando la plata que tiene que pagar cada socio y vamos a inscribir la bolsa en la SVS.

-¿Le costó que la gente creyera que esto iba a ser tan revolucionario?

La verdad que fue un proceso desgastador. Hubo gente visionaria que inmediatamente se dio cuenta del potencial de crecimiento de este mercado, pero otros que nos daban -y nos siguen dando- con la puerta en las narices. “Me acuerdo que yo estaba en la mitad de una exposición con un grupo de inversionistas y de pronto se paró Patricio Parodi, de Consorcio y me dijo “no sigas, ya entendí, yo estoy adentro”... El vio con claridad las perspectivas. Me pasó lo mismo cuando fuimos a la reunión con el Servicio de Impuestos Internos, a tratar la transacción en bolsa de las nuevas facturas, estaban encantados.

-¿Quién no lo vio?

Los bancos. Ellos prefieren las sandías caladas, aunque sean más costosas. Pero, como dicen en el campo: el que se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen... Su pega es ser muy conservadores. Y lamentablemente, por eso, su participación en proyectos innovadores suele ser escasa. Pero al final siempre llegan: tal como sucedió con los fondos mutuos, las acciones y el factoring. Nunca serán pioneros. Y es difícil pretender que lo sean.

-¿Cómo se portaron las autoridades?

Bien. Fue un proceso expedito, la Superintendencia de Bancos autorizó a éstos para ser corredores agrícolas en poco tiempo a través de filiales, la SVS dejó a los institucionales comprar títulos y que las corredoras de valores hicieran “outsourcing” a las nuevas corredoras de productos.

-¿Quién más gana con esta plaza?

Para los agricultores y los empresarios del sector ganadero, vinos etc, esto es estupendo. Vamos a dar liquidez a las existencias de los agricultores. Antes, el vino que estaba en una bodega, allá se quedaba; ahora se puede generar flujos en base a él. A la larga será la agroindustria la gran ganadora.

-¿Y cuándo parten las operaciones?

En marzo. Pero ya estamos disponibles para financiar con dinero la cosecha del 2005 de trigo.

Lista de socios del nuevo mercado

- SNA

- Factotal

- Bolsa Electrónica

- César Barros

- LarraínVial

- Consorcio

- Tattersall

- Covarrubias Corredora Agrícola

- Sofo

- Banco del Desarrollo

- Cooperativa Centro Sur

- Sociedad Nueva Agricultura

- ChileMarket en sociedad con COOPRINSEM, Molinos Kunstmann y Grob.

(Diario Financiero)

  • Bayer Links