Repollo (Brassica oleracea var. capitata)

Las plantas de repollo son bianuales, el primer ciclo de su vida corresponde a la fase vegetativa y termina con la producción de un tallo ancho y corto. Para la fase reproductiva, requiere el estimulo de bajas temperaturas, las que activan los procesos fisiológicos que culminan con la producción de uno o mas tallos florales en los que se origina la inflorescencia. La fase de crecimiento vegetativa, es la más importante para los productores y el único que se cumple de forma natural en las condiciones climáticas tropicales. Esta fase se divide en cuatro etapas, útiles para planificar el manejo del cultivo. En la cuarta etapa se lleva a cabo la formación de la cabeza que se caracteriza por la producción de hojas sin pecíolo que se superponen formando una bola o cabeza llamada Pella. Al final de esta etapa, las hojas han formado una bola compacta que al tacto se siente firme y dura. La pela es la parte comestible. Existen repollos de diversos colores. Siendo los mas comunes los verdes y los morados. El peso oscila de acuerdo al tipo. Que es desde 1 kilogramo hasta 16 kilogramos. Se obtiene buen desarrollo en suelos de textura franca ricos en materia orgánica, En suelos pesados (arcillosos) es necesario hacer un buen drenaje para evitar el encharcamiento. No se recomienda sembrar en suelos arenosos El Cultivo se desarrolla en suelos ligeramente ácidos con PH comprendido entre el 5.5 y 6.5.



Problemas que se presentan en el cultivo

Hongos

Insectos

Cuncunillas

Gusanos

Langostinos

Mosquitas

Polillas

Pulgones

Trips

Malezas

Malezas de Hoja Ancha

Malezas Gramíneas

Productos recomendados en el cultivo

  • Bayer Links